miércoles, 27 de octubre de 2010

A vueltas con Moratinos

Voy siguiendo, no sin cierto pasmo, el bombo y platillo que en los últimos días se le está dando a los comentarios de Arturo Pérez-Reverte en Twitter acerca de Miguel Ángel Moratinos, ex-ministro de Exteriores hasta la semana pasada. Como de costumbre, en este país que bien parece más falto de circo que de pan, cualquier frase esbozada por alguna personalidad reconocida que se salga del tono de lo social y políticamente correcto provoca desde el momento el babeo y las palmas del fiel público. Para el personal ha sido fácil, como de costumbre, sacar las palabras de contexto y devolverle la pelota llamándolo machista entre otras cosas. Eso, entre otros adjetivos que aún no he leído y que irán apareciendo poco a poco en los medios, con su cuestionable preocupación de informar.

Desde las filas parlamentarias la cosa no es para menos. Aburridos como parecen andar por ahí arriba nuestros gobernantes -si no, resulta incomprensible la forma en que pierden el tiempo con las declaraciones del alcalde de Valladolid, asunto que debiera haber quedado resuelto en un día sin vuelta a los dimes y diretes- distintos personajes políticos han tirado de diccionario tachando al escritor de macarra, grosero, cruel y mal educado, entre otros. Lo mejor de todo es que no se respetan entre ellos, pero exigen a toda costa un supuesto respeto de parte de los ciudadanos... coherente, ¿verdad?.

Bien, pues si don Arturo es un machista y un macarra, el abajo firmante se apunta a serlo igualmente. No solo subscribo palabra por palabra las declaraciones del escritor, sino que me atrevo a ir más allá. Ese hombre que acaba de dejar la cartera de exteriores ha estado comiendo y viviendo, muy bien por cierto, del dinero que desembolsamos con nuestros impuestos. Y lo mejor es que probablemente ahora tenga de por vida una pensión vitalicia que muchos no alcanzaremos nunca, igualmente a cuenta de nuestros bolsillos. A esto podemos añadir que, en circunstancias normales, solo cobra en un trabajo quien lo lleva a cabo correctamente, y si te cargas algo, se paga y los trastos rotos a casa. Me permito seriamente dudar de los méritos realizados por Moratinos, y con ello del dinero que ha podido, y pueda, cobrar. Que me demuestre lo contrario quien quiera; yo dejo a modo de guía de mi postura los ejemplos Cuba, Venezuela, Marruecos, Sáhara o el secuestro de barcos por piratas somalies, por no extenderme. Con todo esto quiero llegar a que, ya que los elegimos, les pagamos y soportamos sus tropiezos y errores, podemos permitirnos opinar acerca de su labor.

A mi modo de ver, Pérez-Reverte no se ha excedido en sus palabras, sino que puso los puntos sobre las íes como acostumbra. No mentó a su madre, ni a su forma de ser cuando se toma una caña, cuando cena en casa o cuando se va de vacaciones en familia. Habló estrictamente acerca de su trabajo en el ministerio y su forma de salir de este. No hizo más que decir que el remate final tras seis años de dudosa labor no fue nada acertado.

Del mismo modo, no tengo en lo personal nada en contra del ex-ministro, quien puede ser una excelente persona, pero pienso que, en lo que respecta a su responsabilidad durante los últimos seis años, ha dejado mucho que desear. Cuidado, no pretendo decir con esto que esa cartera represente una labor fácil, pero como en cualquier trabajo hay que mojarse para alcanzar unos objetivos, y el que no sabe torear, que no se meta. Ahora queda saber que pasará con su sustituta Trinidad Jimenez.

Solo estimo un error por parte de Reverte acerca de su comentario, y es el lugar donde lo dijo. Esas palabras, expresadas en un artículo dominical, hubieran levantado ampollas, pero quiero pensar que no tantas, por algo tan sencillo como que para leer ese artículo hay que comprar y leer un periódico -y no es el Marca- o bien buscarlo en la red, mientras que en Twitter, sin pretender menosprecio hacia este, cabe todo el mundo, cada cual de su padre y de su madre, sin que medie esfuerzo alguno.

Durante varios días más, como siempre, lloverán las críticas, las acusaciones, los reproches, los muy bien le está. Probablemente incluso exijan por cuestión de honor y honra la disculpa pública de don Arturo, y luego sucederá otra cosa, otro comentario indebido, otro accidente o ataque terrorista, otro evento deportivo, y encerraremos esta historia en el mismo baúl de las anteriores, desviando la mirada hacia la siguiente historia que nos pongan delante, por absurda que sea.

Pero así somos.


ACTUALIZACION: Recomiendo la lectura de este artículo.

http://www.republica.es/2010/10/26/perez-reverte-y-moratinos/


2 comentarios:

  1. Buenas Corso.

    Me apunto el artículo, porque no se de que vá, pero sin leerlo me sumo a tu crítica, hacia el publico que se dedica a sacar de contexto discursos de los demás, distorsionando el mensaje que verdaderamente publica.

    Me sacan de mis casillas.

    ResponderEliminar
  2. Bueno pues, dejando a parte el tema de este post y del articulo del link (que por supuesto también he leido) he de decir que en una sucesión de casualidades, al decidir pasar un rato por este sitio he pensado en poner de música de fondo acordándome de que carece de ella -espero que por poco tiempo- y he elegido la suite orquestal de Alatriste, de nuestro ídolo Roque Baños. Mira tu por donde cojo los post por donde los dejé y me sale uno relacionado con el padre de Diego el aventurero. Por cierto que el otro día pensé algo. Si la semana que viene estás en Jaén, ¿qué te parece si compartes/compartís con María y conmigo un rato en el cine para ver la última peli de Alex de la Iglesia con música del maestro de Jumilla? Otra cosa, te comentaré más adelante en persona pero te adelanto que tengo problemas con El jinete polaco. No se si intelectualmente estoy a la altura.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...