viernes, 30 de septiembre de 2011

Arturo Pérez-Reverte. Un muchacho con un libro.

952

UN MUCHACHO CON UN LIBRO

Estoy sentado donde suelo hacerlo cuando me encuentro en la plaza Mayor de Madrid, que es la terraza del bar Andaluz. Me gusta instalarme allí con un libro al sol de invierno o a la sombra del verano; y de vez en cuando, levantando la mirada, ver pasar a la gente o conversar con los camareros: dos viejos amigos que, desde su privilegiado observatorio, toman el pulso diario a la condición humana con singular sabiduría y precisión. Estoy allí, como digo, observando a ratos a los habituales que se buscan la vida en la plaza: el acordeonista virtuoso aunque no siempre oportuno, el que hace pompas de jabón, el Spiderman barrigudo que se fotografía con los paseantes. Y observo, una vez más, que la peña resulta agarradísima a la hora de aforar una chapa. Igual dan guiris o de aquí: ven a Bart Simpson en la plaza, se ponen al lado para hacerse una foto, y luego se largan sin dar las gracias ni soltar, por supuesto, una pequeña propina. Dando por sentado, los miserables, que el fulano que pasa todo el día al sol con tres kilos de paño encima está allí por simpatía y amor al arte, para que ellos se hagan fotos sonriendo felices, por la cara.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Consuelo de Septiembre

No son pocos quienes consideran el verano que acaba de de terminar como uno de los más livianos que se recuerdan en tiempos recientes, valoración que me cuesta aceptar. Tal vez todos y cada uno de ellos están en lo cierto y soy yo el observador de perspectiva desenfocada, pero no sé ver un verano como no caluroso, como si en su mismo nombre llevara implícito el sopor y el aturdimiento marcado por demasiadas horas de luz, de sol sin brisa quemando la tierra.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Solo palabras

Vivo en las palabras al igual que otros viven en el silencio. Náufrago literario que al diccionario se aferra como único salvavidas, avanzo y retrocedo páginas con la presteza y el vigor de un marino gobernando el timón de su barco en la tormenta, asustado por la debilidad -casi es tan deleble como débil- de una memoria condenada en cualquier caso al olvido, palabras desconocidas, palabras nunca usadas que perdieron por ello cualquier atisbo de significado, palabras gastadas, emborronadas por el uso hasta el punto de caer en una ambigüedad semántica imposible.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Un veintitrés de Septiembre

Madrugada de un veintitrés de Septiembre que se pierde en el tiempo. Brisa engañosa que invita a pensar cercano un frío otoñal aún improbable, pero que me hace entrar en el coche mientras espero, en esa marca horaria maldecida por muchos de las seis de la mañana, al borde de un amanecer cada día más tardío.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Con la educación a subasta

Como cada mañana durante el desayuno, la radio me regala la última perla de Esperanza Aguirre. Hoy se presenta con la acusación al partido socialista por, según ella, alentar una huelga, además, innecesaria. Entre risas -todo el mundo sabe a estas alturas que lo de la educación es una broma- alentaba a Ángel Gabilondo, actual ministro de inCultura, a dimitir. Si te viene muy bien, dimite anda, le decía.

martes, 20 de septiembre de 2011

Semana Europea de la Movilidad 2011

Leo en un suplemento dominical acerca de la celebración por noveno año consecutivo y desde el 16 y hasta el 22 de este mes de la Semana Europea de la Movilidad. Bajo el lema Desplázate de forma eficiente, ¡mejora tu movilidad!, un año más se pretende concienciar a la ciudadanía de los distintos paises adscritos -al parecer hay unas seiscientas ciudades españolas apuntadas a este evento- de la necesidad de tomar conciencia de la problemática que constituye el automóvil en las ciudades,

jueves, 15 de septiembre de 2011

Un premio

Apropiándome por un momento de la frase de algún escritor, uno no ha escrito nada realmente si no hay alguien, una sola persona, que lo haya leído alguna vez.

Quien me honra con este premio ve en el libro al compañero de viaje ideal aún sin salir de casa, el regalo perfecto, el camino para evadir el tedio o para rellenar el vacío de un viaje sobre raíles. Es todo ello tan cierto que no comprendo o no quiero comprender

viernes, 9 de septiembre de 2011

Leviatán, Paul Auster.

Ha sido necesario todo un mes menos un día para dar fin a la lectura de este libro, todo un mes para doscientas sesenta y nueve páginas. De poco sirve el puñado de intenciones que durante esos primeros días del mes de julio de cada año van tomando una forma casi tangible, intenciones que hablan de lecturas más largas y relajadas en las tardes libres una vez establecida en el trabajo la jornada intensiva,

lunes, 5 de septiembre de 2011

De teléfonos tontos

En los últimos días he llegado a una conclusión un tanto desoladora: el que desde hace algo más de tres años es mi teléfono móvil, salido al mercado hace cosa de un lustro y completo y avanzado por entonces, está pasando de viejo o anticuado al concepto no mucho más grato de teléfono tonto. Esto es así debido a la implantanción casí absoluta hoy día de esa nueva generación denominada smartphone, algo que facilmente da lugar a una necesaria diferenciación, un antes y un después. Lo que ahora se lleva es el teléfono inteligente.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Antonio Muñoz Molina. Paradojas catlólicas


ESPAÑA: PARADOJAS CATÓLICAS

Antonio Muñoz Molina

Mi madre es una mujer católica de 81 años que cada noche, antes de dormir, le reza a Dios por cada uno de los miembros de su familia, los vivos y los muertos, procurando no olvidarse de ninguno. Mi madre, que nació en una familia campesina y tenía seis años cuando empezó la guerra civil, fue muy poco tiempo a la escuela y pasó su juventud bajo la hegemonía indisputada de la propaganda franquista y el integrismo católico.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...