viernes, 23 de diciembre de 2011

Ana Belén y Joaquín Sabina, A la sombra de un león

Dos en la carretera, dos grandes voces, un precioso tema.









Llegó
con su espada de madera,
y zapatos de payaso,
a comerse la ciudad.

Compró
suerte en Doña Manolita,
y al pasar por la Cibeles,
quiso sacarla a bailar.

Un vals
como dos enamorados,
y dormirse acurrucados,
a la sombra de un león

" ¿Qué tal?
estoy sola y sin marido,
gracias por haber venido,
a abrigarme el corazón. "


Yesterday (ayer)
a la hora de la cena,
descubrieron que faltaba,
el interno dieciseis.

Tal vez
disfrazado de enfermero,
se escapó de Ciempozuelos,
con su capirote de

papel.
A su estatua preferida,
un anillo de pedida
le guindó (robó) en El Corte Inglés

Con él
en el dedo al día siguiente,
vi a la novia del agente,
que lo vino a detener.

Buenas noches!

Cayó
como un pájaro del árbol,
cuando sus labios de mármol,
le obligaron a soltar.

Quedó
un taxista que pasaba,
mudo al ver cómo empezaba,
Ana Belén (La Cibeles) a llorar.

Y chocó contra el Banco Central.

Y chocó contra el Banco Central.

4 comentarios:

  1. Corso preciosa dos cantantes magníficos, Sabina un compositor de ensueños. Muy buena tu elección.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A mi la canción me parece de lo más inteligente, porque fijate al final los soñadores nos chocamos con el Banco Central, los Bancos, los euros, la economía que va de culo, pero seguimos teniendo una espada de madera para enfrentarnos al mundo al la sombra de un león, claro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un temazo que siempre está de actulidad.

    Feliz año.

    besicos.

    ResponderEliminar
  4. Homenaje a la locura. Bendita locura!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...