domingo, 27 de mayo de 2012

Palabra en el silencio

Un hombre que regularmente asistía a reuniones con sus amigos de asistir sin ningún aviso. Después de unas semanas, un amigo del grupo decidió visitarlo. Era una noche muy fría. Lo encontró solo, sentado junto a la chimenea. Adivinando la razón de la visita del amigo, lo condujo a una silla cerca de la chimenea y se quedó quieto, esperando.

Se hizo un grave silencio. Los hombres contemplaban la danza de las llamas. Al cabo de unos minutos, el amigo examinó las brasas y cuidadosamente seleccionó una, la más incandescente, empujándola a un lado. Volvió a sentarse, permaneciendo en silencio. El anfitrión prestaba atención fascinado y quieto. Al poco rato, la llama de la brasa solitaria disminuyó, hasta que su fuego se apagó. Ni una palabra. Pero antes de salir, manipuló el carbón frío e inútil, poniéndolo de nuevo en medio del fuego. Casi inmediatamente volvió a encenderse, alimentado por la luz y el calor de los carbones ardientes en torno a él. Cuando alcanzó la puerta para partir, su anfitrión dijo: "Gracias por la visita y el bello sermón".

A los miembros de un grupo vale recordarles que ellos, los amigos, forman parte de la llama y que lejos del grupo pierden todo brillo.









(Texto procedente del Taco Calendario del Corazón de Jesús, texto del viernes 25 de Mayo de 2012)







1 comentario:

  1. Un texto que sin decir lo dice todo. Los amigos abrazan incluso en la distancia, es bueno recordarlo y agradecerlo, para mi lo más hermoso es sentirlos.
    Mi brazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...